exceso de vitamina C

Exceso de vitamina C

Los excesos siempre son perjudiciales. Y cuando se trata de la salud, hay abusos que matan. Por eso no basta con seguir una dieta saludable. Una alimentación balanceada debe ir acompañada de una serie de acciones dirigidas a fortalecer el sistema inmune para blindarlo de ciertas enfermedades que pueden agravarse si nos descuidamos, o si pecamos en el intento de protegernos.

¿Sabías que en el afán de cuidarse algunas personas cometen el error de auto recetarse vitaminas? Pues sí. Ocurre con más frecuencia de la que creemos. En especial, con el caso de la Vitamina C solemos agregar suplementos sin prescripción médica, bajo la falsa creencia de que, por ejemplo, reduciremos la gripe o la influenza. Y no solemos ser conscientes de los daños secundarios implícitos que genera una sobredosis de vitamina C.

A continuación, te proporcionaremos información clave que te ayudará a comprender de lo que hablamos.

Ciertamente, a veces la falta de información especializada nos conduce a incurrir en errores innecesarios. Por fortuna, estamos para ayudarte y aunque una megadosis de vitamina C no acabará con tu vida, sí puede generar una serie de desórdenes en tu organismo que de seguro atribuyes a una causa equivocada. Sigue con nosotros y conoce de primera mano, las consecuencias negativas de un consumo excesivo de ácido ascórbico.

Evitar los excesos de vitamina C, está en tus manos

Lo primero que hay que recordar es que los seres humanos no producimos, sintetizamos o almacenamos vitamina C. Por ello, necesitamos consumir una dosis estimada para los adultos en unos 65 a 90 miligramos (mg) diarios, aunque el rango máximo permitido puede llegar a los 200 mg diarios. Y en el caso de los fumadores, deben adicionarse unos 35 mg más de este nutriente presente en muchos alimentos.

Cuando consumes abundantes vegetales, especialmente verdes como el brócoli fresco, perejil, albahacas, el bulbo de los hinojos, pimientos rojos y frutas cítricas como las fresas, el kiwi, las uvas, guayabas y la papaya, recibes sendas dosis diarias de ácido ascórbico, más que suficientes para cubrir las necesidades fisiológicas diarias. Por ello, a no ser que ya padezcas de un déficit, no debes de tomar suplementos en cápsulas o en presentaciones que se disuelven en agua.

Sólo bajo prescripción facultativa, por indicación expresa del especialista, se administrará ácido ascórbico en forma artificial o como complemento a la ingesta natural diaria.

Especialmente, se administra en pacientes que padecen la enfermedad del escorbuto, diagnosticada tras una serie de análisis de laboratorio, la cual puede ser grave y hasta ocasionar la muerte si no se combate con un tratamiento diario efectivo.

Efectos secundarios de la vitamina C

Debido a la imposibilidad de que podamos almacenar el ácido ascórbico en el organismo, realmente resulta difícil padecer de una sobredosis, debido a que por norma general, suele eliminarse el sobrante a través de la orina. Pero es imprescindible conocer que cuando se abusa, sobrevienen los siguientes síntomas de exceso de vitamina C, siempre que las dosis diarias rebasen los 200 miligramos diarios.

Exceso de vitamina C síntomas

En consecuencia, se puede presentar el siguiente cuadro por exceso de vitamina C.

  • Diarrea.
  • Vómitos.
  • Ácidez estomacal.
  • Cólicos.
  • Aparición de gastritis.
  • Cefalea o dolores de cabeza.
  • Insomnio.
  • Orina turbia y micciones frecuentes.
  • En ocasiones, se presenta debilidad muscular y dolores de huesos.
  • Sensibilidad a la luz y ojos irritados o cansados.
  • Labios agrietados.
  • Riesgo renal por aparición de cálculos en los riñones.
  • Latidos cardíacos rápidos.
  • Cambios en el estado anímico.

A finales de 1998, fue publicado un estudio realizado por científicos británicos que advirtieron acerca de graves daños genéticos que puede ocasionar una sobredosis de vitamina C estimada en unos 500 miligramos diarios.

Un equipo de expertos quimiopatólogos de la Universidad de Leicester, en Reino Unido, determinó con ayuda de un estudio realizado en 30 hombres y mujeres sometidos a un consumo diario de 500 miligramos de vitamina C que en el ácido desoxirribonucleico (ADN) los genes sufrieron efectos tanto oxidantes como antioxidantes.

De hecho, ya en la década de los años 70 del pasado siglo XX había serias sospechas sobre los daños genéticos que ocasionaba la ingesta excesiva de vitamina C artificial.

Este estudio ha sido publicado en la revista Nature y fue igualmente divulgado en el prestigioso diario The New York Times.

Pero el médico Víctor Herbert, catedrático en la escuela de Medicina de la Universidad Mount Sinai de Nueva York, había advertido 20 años atrás que el abuso de vitamina C desencadena la aparición de radicales libres del hierro en el organismo.

El doctor Herbert ha explicado en diversas conferencias y entrevistas, que la vitamina C logra movilizar el hierro en el cuerpo, pasando de férrico a ferroso, pudiendo provocar que esta formación en exceso ocasione daños al corazón y otros órganos vitales.

Por eso está absolutamente contraindicado que personas saludables resuelvan tomar vitamina C en períodos invernales o lluviosos para prevenir cuadros gripales, mito nada conveniente que más bien puede acarrearles problemas de salud.

Enfermedades por exceso de vitamina C

Hemocromatosis

Se sabe con certeza que altas dosis diarias de vitamina C, pueden ocasionar una incorrecta absorción de hierro a nivel intestinal, generando problemas serios en pacientes con la enfermedad de hemocromatosis, una dolencia caracterizada por la acumulación de hierro en hígado, páncreas, corazón y otros órganos vitales que puede ser mortal.

Hiperoxaluria

Esta enfermedad es normalmente resultante a una condición denominada “hipervitaminosis de vitamina C”, situación que tiene lugar cuando padecemos de una intoxicación por exceso de vitamina C en el organismo, normalmente producida por la automedicación excesiva de esta vitamina.

Escorbuto condicionado o de rebote

Esta situación se debe a una sobremedicación de vitamina C por parte de la madre. Encontrarás más información al respecto más abajo en el apartado sobre el exceso de vitamina C en mujeres embarazadas.

Otras contraindicaciones de la vitamina C

El doctor Nelson Rosazza, académico de la escuela de Química y Farmacia de la Universidad Andrés Bello, en Chile, por su parte indica que el ácido ascórbico está además contraindicado en mujeres postmenopáusicas y diabéticas, porque pueden presentar complicaciones cardíacas.

Exceso de vitamina C en niños

Se ha determinado que en infantes o niños, el exceso de vitamina C ocasiona los siguientes síntomas:

  • Falta de apetito.
  • Trastornos digestivos.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Estreñimiento.

En niños de 1 a 3 años, se recomienda una ingesta diaria de vitamina C natural de unos 15 miligramos (mg).

En niños de 4 a 8 años, la cantidad de vitamina C diaria recomendada es de una dosis de unos 35 mg.

Sin embargo, la Food and Nutrition Board of de Institute of Medicina o Junta de Alimentos y Nutrición del Instituto de Medicina en EE.UU, considera inocua o cero dañina una ingesta diaria de hasta 400 mg diarios en pequeños de 1 a 3 años y de 650 mg en niños de 4 a 8 años, en aquellos casos donde deben recibir suplementos artificiales supervisados por un médico pediatra.

Los primeros 3 años en la vida de un niño son vitales para garantizar un crecimiento saludable que depende, en gran medida, de una alimentación equilibrada, balanceada donde estén presentes todos los nutrientes vitamínicos y minerales. Calidad y no cantidad de comida es una de las claves. Por eso no siempre un niño que coma está necesariamente bien nutrido. Mucho menos aquellos que son quisquillosos a la hora de comer. Y cuando hay déficit, la, angustia de los padres puede ocasionar prescripciones artificiales equivocadas que no solucionaran el problema. Siempre es necesario que el especialista nos ayude a resolver la situación. No es prudente auto recetar vitaminas ni ningún otro medicamento.

Exceso de vitamina C en el embarazo

Se considera que la vitamina C es uno de los 13 nutrientes vitales para una mujer embarazada, porque su poderoso efecto antioxidante incrementa la inmunidad frente a enfermedades, tanto de la madre como del niño.

Pero en mujeres embarazadas, una gran sobredosis de vitamina C puede llegar a producir en el niño la enfermedad del escorbuto condicionado o de rebote, a consecuencia de una caída en los niveles en sangre de vitamina C de la criatura cuando nace. Por ello, están contraindicadas dosis superiores o iguales a 1 mil mg. Aunque hay especialistas que consideran idóneo ingerir hasta 2 mil mg diarios.

Un error frecuente en esta maravillosa etapa de la vida, consiste en ingerir complejos vitamínicos o multivitamínicos +vitamina C aparte, error garrafal que por supuesto adicionará dosis innecesarias de este nutriente vital para la vida. No hace falta hacer eso. Lo mejor es consultar al médico especialista.

Lo ideal es que la futura madre incorpore en su dieta una dosis de legumbres, hortalizas, verduras y frutas frescas, en raciones variadas varias veces al día.

Otra dolencia causada por el consumo excesivo de vitamina C asimilado en forma artificial es que puede adelantar el parto, trayendo al mundo a niños prematuros con déficit de este nutriente.

Otra contraindicación de suplementos de vitamina C opera en mujeres que padecen de presión arterial alta, ya que pueden desarrollar preeclampsia o eclampsia severa.

Y tras el parto, la mujer elimina la vitamina C durante el amamantamiento, a través de la leche materna, por lo que necesita una ingesta artificial de entre 115 a 120 mg al día de ácido ascórbico.

Vitamina C intravenosa, contraindicaciones

La efectividad del suministro de vitamina C por vía intravenosa es superior a cualquier otra presentación artificial, por cuanto de inmediato es asimilada al torrente sanguíneo gracias a que ostenta concentraciones mayores.

Los estudios realizados hasta ahora, demuestran que en realidad son pocas las contraindicaciones asociadas a este forma de ingerir el acido ascórbico.

Su empleo está siendo reservado en ensayos clínicos practicados a pacientes con cáncer, quienes en algunos casos han mejorado sus condiciones generales con ayuda de dosis especiales de ácido ascórbico.

Pero en realidad, no hay demostraciones determinantes en los estudios practicados que arrojen luces sobre los beneficios de consumir altas dosis de vitamina C para combatir tumores cancerígenos y cáncer de páncreas y de ovarios en estado avanzado. En este último caso, las dosis de vitamina C por vía intravenosa se suministraron experimentalmente junto con la quimioterapia, lográndose una reducción o mitigación de los efectos de la quimio en aquellas pacientes que continuaron durante 6 meses con dosis controladas de vitamina C por vía intravenosa.

Tampoco la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) ha avalado o aprobado el suministro de altas dosis de vitamina C para pacientes con cáncer.