Deficit de vitamina C

Déficit de vitamina C

La deficiencia de la vitamina C, puede dar paso a situaciones muy perjudiciales para la salud, tales como el escorbuto. Tras leer este artículo, aprenderás a, no únicamente evitar esta situación, sino a revertirla en caso de que ya padezcas de déficit de vitamina C.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), fundada en 1945, reporta que, en muchas naciones de los continentes asiático, africano y en las regiones más pobres de América Latina suelen registrarse deficiencias de vitamina C en la dieta de algunos segmentos poblacionales que, al no tener acceso a alimentos frescos que contengan esta vitamina, pueden desarrollar dolencias muy molestas para la salud que incluso pueden conducir a la muerte.

Y es que la vitamina C es indispensable para la vida. La mayoría de los mamíferos y las plantas pueden sintetizarla, pero no ocurre igual con las personas. Los seres humanos somos incapaces de producir y almacenar esta molécula clave para mantener organismos saludables. En otras palabras, no la podemos sintetizar y, por eso, es imprescindible incluirla en la dieta alimenticia diaria.

Alimentos ricos en vitamina C que previenen su deficiencia

Los alimentos de alta contenido de vitamina son: los tomates, pimientos rojos, perejil, espinacas, coles de Bruselas, acerola, repollos, bayas, papas, todas las verduras de hojas verdes, brócolis, coliflor y caqui.

También figuran frutas como el kiwi, las fresas, las guayabas, la papaya o lechosa, la piña, naranjas. En todos los cítricos hay generosas cantidades de vitamina C, así como en los zumos procesados.

Pero cabe destacar que la vitamina C es altamente sensible a la luz, la temperatura y al oxígeno presente en el aire. Es una vitamina termolábil, esto quiere decir que se destruye con el calor. Es por ello que se recomienda beber inmediatamente un zumo de naranja recién hecho, porque al término de 15 a 20 minutos pierde su contenido de ácido ascórbico. Igualmente, ocurre en verduras cocidas. Es preferible consumirlas crudas, tras ser desinfectadas o lavadas con sumo cuidado.

En el mercado, también se consiguen suplementos de vitamina C presentados en cápsulas o tabletas masticables.

Cuadro clínico producido por déficit de vitamina C

¿Pero cómo podemos identificar la sintomatología que revela una seria deficiencia de ácido ascórbico o vitamina C en el organismo? ¿Qué problemas de salud ocasiona un déficit de vitamina C? Veamos.

Cabe también precisar que en los adultos, una seria deficiencia de ácido ascórbico se manifestará abiertamente al cabo de varios meses de déficit. Nunca ocurre de inmediato. Al comienzo, aparecen la irritabilidad, laxitud, adelgazamiento y otros síntomas como mialgias y artralgias generalizadas.

Síntomas de carencia de vitamina C

Los síntomas más recurrentes a causa de la deficiencia de vitamina C son:

  • Debilidad y cansancio generalizado persistentes.
  • Depresión y mal humor.
  • Estrés.
  • Pérdida de peso.
  • Inflamación y sangramiento de encías, que pueden tornarse moradas, esponjosas y friables en casos graves, con pérdida o aflojamiento de los dientes.
  • Hemorragias en la piel en forma de equimosis. Es reseca, áspera.
  • Sangrado nasal recurrente.
  • Aparición de sangre en la orina o heces.
  • Lenta cicatrización de las heridas, con aparición o permanencia de úlceras en la piel.
  • Anemia y baja capacidad de respuesta inmunitaria. Aparecen entonces infecciones diversas.
  • Afecciones en los huesos, se produce osteoporosis porque el tejido óseo se debilita sensiblemente.
  • Debilitamiento y/o caída del cabello, hiperqueratosis u obstrucción folicular, cabello rizado y hemorragias perifoliculares.
  • Neuropatía femoral a causa de hemorragia en las vainas femorales (puede confundirse con trombosis venosas profundas).
  • Edemas en miembros inferiores y hemorragia.
  • Fuertes dolores y derrames articulares que pueden focalizarse en muñecas y codos.
  • En algunos casos, la vitamina C baja en el organismo contribuye a la aparición de problemas cardiovasculares, según estudios recientes que hablan de alto poder oxidante del acido ascórbico.

Deficiencia de vitamina C en niños

En edad infantil, también puede ser mortal la carencia de vitamina C. La ausencia de vitamina C genera daños permanentes que afectan el crecimiento de los más pequeños de la casa.

Ciertamente, hoy día es muy difícil hallar un registro masivo en países industrializados o en vías de desarrollo de casos en infantes, toda vez que la producción y el acceso a las frutas y verduras se masifica cada vez más.

No obstante, es imprescindible no descuidarse, porque también es verdad que la deficiencia de vitamina C en niños puede ocurrir en casos donde la lactancia materna se prolonga demasiado, convirtiéndose en la única fuente de alimentación. O en niños problemáticos para comer, quienes reciben dietas pobres en nutrientes durante períodos largos, donde apenas prueban frutas o ingieren verduras y vegetales verdes.

Síntomas de carencia de vitamina C en niños

Veamos cuáles son los síntomas en niños:

  • Se presentan cuadros febriles con infecciones variadas y dolores musculares que inmovilizan al afectado.
  • La formación de huesos se afecta sensiblemente, con fuerte presencia de dolores intensos y hasta pequeñas fracturas.
  • El crecimiento se ralentiza cuando aparece el escorbuto infantil.
  • Inflamación pronunciada en las encías, con sangrado.
  • Resequedad en ojos y piel.
  • Anemia.

Diagnóstico a tiempo

Es elemental que el diagnóstico debe ser clínico, determinado por un profesional cuando aparecen indicios serios de este déficit vitamínico, sobre todo cuando son prácticamente permanentes los síntomas gingivales, cutáneos las hemorragias y la debilidad generalizada. Esto se realiza con la ayuda de pruebas de laboratorio. Para ello, el médico especialista solicita la realización de un hemograma completo, a fin de establecer si existe un cuadro anémico.

Se determina con exactitud el nivel sérico de ácido ascórbico. El rango <0,6 mg/dL (< 34 mcmol/L) se considera el límite máximo permitido. Y niveles de <0,2 mg/dL (<11 mcmmol/L) advierten la presencia de vitamina C baja.

Del mismo modo, en estos exámenes clínicos se miden los tiempos de sangrado, coagulación y protombina.

Para el caso de los niños, ha de agregarse un exhaustivo análisis óseo practicado con ayuda de radiografías. Si padece una carencia de vitamina C grave, aparece entonces el escorbuto, una enfermedad que produce alteraciones producidas en huesos largos y en rodillas detectable en estudios de imagenología. Los huesos se atrofian y por eso el niño o niña tiene mucha dificultad para desplazarse por sí mismo.

En los casos más graves, los huesos tienen una apariencia esmerilada y la médula se adelgaza. Otro rasgo típico a nivel óseo, es que aparece una alteración en el margen lateral del hueso, que puede ser una fractura lineal próxima y paralela. Y las hemorragias son capaces de desencadenar una calcificación del periostio, membrana de tejido conectivo que contiene vasos sanguíneos y nerviosos que cubre, nutre y da sensibilidad a todos los huesos.

Sin embargo, cabe resaltar que para un diagnóstico asertivo en adultos, es menester descartar la presencia de artritis, la gingivitis per se, hemorragias derivadas de otro trastorno y la llamada desnutrición calórico-proteica y cualquier otra dolencia que el especialista sepa diferenciar de un escorbuto.

¿Qué enfermedad produce la carencia de vitamina C?

Escorbuto

Cuando la deficiencia de vitamina C en el organismo roza los niveles permitidos o recomendados por la ciencia médica, aparece una rara enfermedad denominada Escorbuto, derivada de la ausencia en los niveles adecuados de vitamina C o ácido ascórbico.

Aunque hoy día es de rara aparición generalizada, el Escorbuto era una enfermedad muy expandida que causó gran alarma entre los marinos que surcaban los mares en los siglos XVI y XVII, quienes al pasar largas temporadas sin tocar tierra, no tenían facilidades para consumir alimentos ricos en vitamina C y otros componentes.

En casos gravísimos, la deficiencia de ascórbico puede conducir a una muerte súbita cuando la enfermedad del Escorbuto ha avanzado mucho. Esto puede ocurrir en niños y adultos, indistintamente.

Cómo prevenir el déficit de vitamina C

Es cierto que hay tratamientos sencillos para evitar que una deficiencia de vitamina C de paso a situaciones tan graves como las ya mencionadas (Escorbuto). Sin embargo, más vale prevenir que curar, y en este caso la prevención es aún más sencilla que el tratamiento.

Con tal de prevenir una carencia de vitamina C, lo único que debemos de hacer, es ingerir en mayor cantidad, frutas y hortalizas que contengan esta increíble vitamina. Y la mejor manera de llevar a cabo este cambio nutricional, es empezarlo lo antes posible, y a poder ser a una edad bien temprana.

Tratamiento por déficit de vitamina C en niños y adultos

En el caso de los pequeñines, es indispensable que el tratamiento sea dirigido por un pediatra, a quien debe suministrársele toda la información relacionada con la dieta que sigue el niño, a fin de prevenir estos problemas de salud por la falta de nutrientes esenciales para un desarrollo y crecimiento plenos.

Si la condición derivada de vitamina C baja en el organismo no es tan severa, bastará con seguir una dieta alimenticia rica en verduras y frutas que proporcionen ácido ascórbico. Pero en casos graves el pediatra puede verse obligado a ordenar la hospitalización del niño o niña, o pautar una rutina estricta de preparados adicionales con vitamina C.

En personas que suelen tener frecuentes cuadros de afecciones gastrointestinales o algunos tipos de cánceres, son también recurrentes las deficiencias de vitamina C. El hierro no se absorberá bien y aparece la anemia, hemorragias y sangramiento, moretones, entre muchos otros síntomas que ya hemos descrito en detalle.

Dosis diaria de vitamina C para prevenir su deficiencia:

Por ello, es indispensable mantenerse en una dosis diaria en adultos que ronda los 90 miligramos para los hombres y 75 miligramos para las mujeres, cuando se detecta vitamina C baja en el organismo. Si son fumadores se añaden 35 miligramos más por día.

Indudablemente, mantener una dieta saludable, rica en frutas, vegetales y verduras cargadas de vitamina C y otros nutrientes, te convertirán en un superhéroe risueño, alegre, feliz de afrontar retos de variada complejidad con mucha energía. Por eso es absolutamente imprescindible enseñar a nuestros niños, desde muy temprano, a aceptar dosis diarias de alimentos provenientes de todos los grupos, a fin de fortalecerles el sistema inmunitario y proporcionarles una salud de hierro.