vitamina c

Vitamina C

¿Qué es la vitamina C?

La vitamina C, también conocida como ácido ascórbico o vitamina antiescorbútica (debido a que evita la aparición del escorbuto), es un nutriente fundamental para el desarrollo y el crecimiento de los seres vivos, especialmente los humanos, incapaces de producirla, almacenarla o sintetizarla en el organismo, por lo que es necesario obtenerla a través de una dieta equilibrada en nutrientes.

Ayuda a combatir resfriados y en la reparación de tejidos. Es antioxidante y puede ayudar a combatir el cáncer y a prevenir enfermedades. Sigue leyendo y encontrarás toda la información que necesitas saber sobre esta vitamina.

En vitaminac.org encontrarás toda la información que necesites conocer acerca de esta vitamina, presente en muchos alimentos, especialmente en frutas cítricas, a fin de que nada te falte a la hora de mantener tu organismo cargado con nutrientes de primer orden para conservar una salud blindada contra enfermedades de todo tipo, desde la aparición de virus hasta dolencias tan graves como el cáncer.

¿Sabías qué la vitamina C es hidrosoluble?

Esto significa que se disuelve fácilmente en agua, por lo que en el casos de los seres humanos se elimina su exceso a través de la orina.

Otra de las propiedades de la vitamina C, quizá una de las más importantes, guarda relación con la capacidad que tiene para ayudar a la absorción de hierro en el organismo, proveniente de los alimentos de origen vegetal. Por lo tanto, se recomienda, la ingesta de alimentos con hierro (como pueden ser las lentejas), acompañados de limón, pimientos rojos u otros alimentos con vitamina C con tal de facilitar su absorción.

Dosis de vitamina C

dosis vitamina c

Todos necesitamos de la vitamina C. Los recién nacidos, por ejemplo, de 0 a 6 meses requieren dosis de 40 miligramos (mg) y de 6 a 12 meses, la dosis sube a 50 mg.  Las futuras madres embarazadas, los niños en edad escolar, los adolescentes, los adultos, los adultos mayores, todos necesitamos de la vitamina C para que fluyan distintos procesos fisiológicos. Pero, a pesar de que lo más recomendable es ingerir dosis diarias naturales presentes en alimentos, cuando se requieran dosis extras o suplementarias, esto debe hacerse con prescripción facultativa. Un médico sabrá establecer cuándo deben tomarse suplementos vitamínicos combinados, o no.

Función de la vitamina C

Cabe entonces preguntarse ¿para qué sirve la vitamina C? Una de las funciones principales de la vitamina C es que actúa como un potente reparador celular, capaz de generar colágeno, sustancia eficaz que interviene en la cicatrización de las heridas y  ayuda a restaurar huesos y dientes deteriorados.

Y esto ocurre porque la vitamina C interviene de forma efectiva en la formación de los vasos sanguíneos, cartílagos, músculos y colágeno de los huesos.

Esto también quiere decir que la vitamina C actúa como un potente maná antioxidante que combate la acción nociva de los llamados radicales libres o moléculas responsables del envejecimiento, las cuales están presentes en los procesos de descomposición de alimentos asimilados en el cuerpo, en la contaminación ambiental y la radiación solar, el tabaquismo, entre otros factores que se acuñan en el grupo de causales de cáncer, artritis y enfermedades cardiovasculares.

Beneficios de la vitamina C

VITAMINA-C-BENEFICIOS

Nos ayuda a fijar el hierro en nuestro organismo, pero sobre todo, se considera un nutriente esencial para la formación y correcto funcionamiento del llamado material intercelular. También fortalece el sistema inmunológico, porque es un poderoso antioxidante. Es fundamental para favorecer la producción de colágeno que forma parte integrante de los vasos sanguíneos, ligamentos, tendones y hasta huesos. Resulta vital para la cicatrización de heridas y es, además, muy benéfica para combatir la depresión y la ansiedad.

En síntesis, la vitamina C es recomendable para prevenir y mejorar las siguientes dolencias:

  • Forma colágeno que repara y previene daños en las articulaciones, huesos y tejidos, ya que interviene en la formación de tejido cicatricial, por lo que cura heridas.
  • Contribuye a que el organismo asimile en forma correcta el hierro que necesita.
  • Es capaz de prevenir la arterioesclerosis, enfermedad donde los vasos sanguíneos se tornan rígidos, se engrosan y llenan de grasa)porque interviene en la formación de los mismos, ayudando a que la circulación sanguínea sea fluida.
  • Mejora a los enfermos de resfriado común, reduciendo sus efectos molestos.
  • Combate los efectos negativos de los radicales libres.
  • Ha sido aplicada en dosis intravenosas a pacientes en tratamiento con quimioterapias, a fin de combatir diversos tipos de cáncer, con resultados positivos que han mitigado los efectos secundarios de estos remedios químicos sobre el cuerpo.

¿Qué pasa si dejo de tomar vitamina C?

Deficit de vitamina C

La carencia de vitamina C, aunque no es frecuente que alcance límites bajos extremos, genera desequilibrios, siempre que el organismo la asimile en poca cantidad.

En niveles de deficiencia, la persona puede registrar los siguientes síntomas o efectos secundarios:

  • Anemia.
  • Dolor e inflamación de las articulaciones.
  • Aparición de hematomas, porque se presenta una fragilidad en vasos sanguíneos.
  • Disminución en la cicatrización de heridas.
  • Sangramiento de encías e inflamación (gingivitis).
  • debilitamiento de los dientes (esmalte dañado).
  • Resequedad en el cabello, con puntas quebradizas y pérdida de brillo capilar.
  • Aparición de infecciones, derivadas del deterioro del sistema inmunológico.

Cuando el déficit de vitamina C es excesivo, entonces se presenta la enfermedad de Escorbuto, que puede ser mortal si no se trata a tiempo con dosis indicadas por un médico especialista.

¿Y si tomo vitamina C en exceso?

exceso de vitamina C

En exceso, también la vitamina C conlleva a la aparición de los siguientes síntomas molestos:

  • Cólicos y vómitos.
  • Diarrea.
  • Gastritis o irritación estomacal.
  • Frecuentes dolores de cabeza.
  • Dificultad para conciliar el sueño o insomnio.
  • Orina turbia y micciones frecuentes.
  • Dolores musculares.
  • Molestias en las articulaciones que pueden tornarse muy dolorosas.
  • Ojos irritados y vista cansada.
  • Labios resecos.
  • Aparición de cálculos en los riñones.
  • Cambios en el estado anímico.

Consulte el siguiente enlace para saber más información acerca de la vitamina C en exceso.

Alimentos que contienen vitamina C

Alimentos-ricos-en-vitamina-C

Siempre es conveniente conocer en qué alimentos se encuentra la vitamina C. En términos generales, este nutriente se halla presente en alguna proporción, en todas las frutas y verduras.

Incluir en nuestra alimentación los siguientes alimentos que contienen vitamina C en mayores cantidades, equivale a fortalecer nuestro sistema inmune. Estas fuentes de vitamina C que nos ha regalado la naturaleza son:

Verduras ricas en vitamina C

Incluye en la dieta diaria estas excepcionales fuentes de ácido ascórbico, preferiblemente deben ser ingeridos crudos, por eso han de ser lavados muy bien previamente o cocinados al vapor para que pierdan la menor cantidad posible de propiedades antioxidantes, dado que la vitamina C se destruye con el calor.

Veamos entonces en qué alimentos se encuentra la vitamina C:

  • Brócoli.
  • Coliflor.
  • Calabacín.
  • Chirivía.
  • Coles de Bruselas.
  • Pimientos rojos, amarillos y verdes.
  • Chile.
  • Espinaca.
  • Repollo.
  • Calabaza.
  • Nabos.
  • Rábano.
  • Tomate.
  • Papas o patatas blancas y dulces, conocidas como camote.
  • Cidrayote.
  • Albahaca.
  • Perejil.
  • Berro.
  • Rúcula.
  • Acelga.
  • Berza.
  • Hojas de mostaza.
  • Las verduras de hojas verdes, en general.

Frutas con vitamina C

Son excepcionales fuentes de vitamina C las frutas, especialmente las cítricas. Veamos cuáles de ellas tienen grandes concentraciones de ácido ascórbico natural, que superan con creces la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que indica una ingesta mínima diaria de 45 miligramos y máxima de 100 miligramos (mg).

  • Guayaba.
  • Grosella negra.
  • Kiwi.
  • Durazno.
  • Granada.
  • Papaya.
  • Fresa.
  • Melón o sandía.
  • Mango.
  • Piña.
  • Naranja.
  • Uva.
  • Frambuesa.
  • Arándano
  • Mora.
  • Pomelo o toronja.
  • Limón.

Cuando el déficit de vitamina C es excesivo, entonces se presenta la enfermedad de Escorbuto, de muy rara aparición pero que puede ser mortal si no se trata a tiempo con dosis indicadas por un médico especialista.

Cremas con vitamina C

VITAMINA-C-CARA

Los radicales libres que dañan las células, son responsables del envejecimiento de la piel y son causantes de la pérdida de lozanía, así como de la aparición de manchas y arrugas que afean el rostro y otras zonas del cuerpo muy expuestas al sol, como manos y cuello.

Pero con una correcta aplicación de cremas faciales ricas en vitamina C, la piel recupera juventud y frescura gracias a su gran poder antioxidante derivado de la capacidad que tiene ese nutriente de producir colágeno, por lo que devuelve elasticidad perdida con el paso de los años.

En el mercado, hay una variada gama de máscaras o cremas para el rostro ricas en vitamina C. Sí, la vitamina C para la cara es altamente beneficiosa. Los avances al respecto son tan espectaculares que se ha logrado encapsular con ayuda de la llamada nanotecnología los principios activos de liposomas que, dado su minúsculo tamaño, penetran la piel de forma eficaz, reduciendo las arrugas y devolviendo elasticidad afectada por culpa de la contaminación, la sobrexposición al sol y la acción negativa de los radicales libres sobre las células.

Otra recomendación vital de los especialistas en cosmética es que estas máscaras sean aplicadas en verano, a fin de paliar los efectos del astro Sol, para protegernos de su daño oxidativo. Pero hay que combinarla con un buen protector solar, que sí protege del efecto nocivo de la radiación solar ultravioleta emanada por los rayos UVA-UVB.

Por último, es recomendable usar cremas de comprobada reputación, porque si la vitamina C agregada no es estable, entonces puede oxidarse y generar cambios en la pigmentación de la piel.

Cabe destacar que el tiempo estimado de oxidación de la vitamina C ocurre entre 24 a 72 horas, por eso es imprescindible adicionar a la piel moléculas estables de ácido ascórbico, con ayuda de un experto.

Si estás interesada o interesado en tener una salud saludable durante el embarazo o conoces a alguien a quién le iría bien información al respecto, no te olvides de mirar el siguiente blog de embarazo.